Historia


Todo empezó hace 50 años cuando Mercedes Borrero, Caleña de nacimiento, quiso celebrarle el cumpleaños a su hijo Diego Salazar y contrató a una persona para que le hiciera el ponque de cumpleaños, que en esa época era muy sencillo.

El resultado no lo fué pues la torta no salió de su agrado y por consiguiente se dijo que para el próximo cumpleaños de su hijo ella misma haría el pastel.

Entonces entró a un curso que daban en la época y de ahí ella empezó su labor de repostera; primero a su hijo, familiares y con el pasar de los años se fue haciendo de una gran clientela.

Al principio todo lo hacia ella sola: los motivos en dulce, las tortas, los contratos y además se desempeñaba como ama de casa, lo que no la dejo expandirse más.

Después de casi 20 años los demás miembros de la familia le ayudaron, pero ya con muchos quebrantos de salud, los cuales mermaron su capacidad de trabajo pero nunca su ánimo. Fué cuando el hijo emprendió la empresa con su esposa Martha y al día de hoy son muy conocidos y respetados empresarios en la industria, además de atender una buena clientela que heredaron y multiplicaron.

Hoy día es su nieto el que se está empezando a interesar en las tortas y colabora con sus padres en el negocio. La experiencia de tantos años es muy valiosa para todos nosotros.

Diego Salazar Borrero